CISDE
Centro Integral de Salud Deportiva





    PREVIA CITA

     
     

     


     
     
     

    TERAPIA DE
    REHABILITACION FISICA
     
     
    MEDICINA DEL DEPORTE

    Electro-cardiograma en Reposo



    CERTIFICADO MEDICO DEPORTIVO

     
     
    VEN CON NOSOTROS Y 
    QUE NADA TE DETENGA.

     

     



     






    ¿Qué es el tendón de Aquiles?

     

    Un tendón es una cinta de tejido que conecta un músculo a un hueso. El tendón de Aquiles corre hacia abajo de la parte posterior de la pierna baja y conecta el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón. El tendón de Aquiles, que también es llamado “calcáneo”, facilita el caminar al ayudar a levantar el talón del piso.
     


    Tendinitis aquilea y tendinosis aquilea
    Dos padecimientos comunes que ocurren en el tendón de Aquiles son la tendinitis aquilea y la tendinosis aquilea.
    La tendinitis aquilea es una inflamación del tendón de Aquiles. Esta inflamación típicamente es transitoria. Con el tiempo, si no se resuelve, el padecimiento puede progresar hasta convertirse en una degeneración del tendón (tendinosis aquilea), en la cual el tendón pierde su estructura organizada y tiene la probabilidad de formar desgarres microscópicos. En ocasiones la degeneración afecta el sitio donde el tendón de Aquiles se une al hueso del talón. En casos raros, la degeneración crónica con o sin dolor puede progresar hasta llegar a una ruptura del tendón.

     


    Causas
    Como todos los trastornos por “uso excesivo”, la tendinitis y la tendinosis aquilea generalmente son causadas por el repentino aumento de una actividad repetitiva que incluye al tendón de Aquiles. Dicha actividad aplica un esfuerzo excesivo sobre el tendón de forma muy rápida, lo que ocasiona micro lesión en las fibras del tendón. Debido a esta tensión continua sobre el tendón, el cuerpo no puede reparar el tejido lesionado. Por ello se altera la estructura del tendón y resulta en dolor continuo.
    Los atletas tienen el riesgo de presentar trastornos en el tendón de Aquiles. La tendinitis y la tendinosis aquilea también son comunes en individuos cuyo trabajo ejerce presión en sus tobillos y pies, como los jornaleros, así como en “guerreros de fin de semana”—quienes tienen menos condición y participan en eventos atléticos solamente los fines de semana o con poca frecuencia.
    Además, las personas con pronación excesiva (aplanamiento del arco) tienen la tendencia de presentar tendinitis y tendinosis aquilea debido al mayor esfuerzo que se ejerce sobre el tendón al caminar. Si estos individuos usan zapatos sin la estabilidad adecuada, su sobre pronación excesiva puede incluso agravar el tendón de Aquiles.



    Síntomas
    Los síntomas asociados con la tendinitis y la tendinosis aquilea incluyen:

    • Dolor—rigidez, ulceración o sensibilidad—dentro del tendón. Esto puede ocurrir en cualquier parte a lo largo de la vía del tendón, empezando con la unión del tendón directamente arriba del talón hacia arriba de la región justo debajo del músculo de la pantorrilla. Con frecuencia el dolor se presenta al levantarse en la mañana o después de periodos de descanso, después mejora un poco con el movimiento pero vuelve a empeorar con el aumento de actividad.
    • Sensibilidad, o en ocasiones dolor intenso, cuando se comprimen los lados del tendón. Hay menor sensibilidad, sin embargo, cuando se oprime directamente en la parte posterior del tendón.
    • Cuando el padecimiento progresa hasta la degeneración, el tendón puede alargarse y presentar nódulos en el área donde está lesionado el tejido.
     
    © 2017 CISDE